21 marzo 2011

Coincidencias


Casi todos los días ocurren una serie de cosas que nos llaman la atención por la relación que existe entre ellas, algunas son grandes y llamativas otras muy sutiles, acontecimientos que atribuimos al azar.


Llegan en el momento oportuno y sin avisar, nos envían señales de todo tipo, que no adquieren su verdadero significado hasta que nos damos cuenta y aceptamos que tenían que suceder para que ahora seamos lo que somos.


Y decimos ¿Qué casualidad, no?… pero puede ser que no lo sea, entonces comenzamos a buscar una comprensión más filosófica del echo.

¿Está predestinado el destino?

Lo que no está determinado es la decisión final que tomaremos en cada situación, hay muchas posibilidades por las que obtar.


Grandes científicos han observado el resbaladizo mecanismo de las coincidencias y han llegado a interesantes conclusiones.


El psicólogo C.G.Jung y el físico cuántico W. Pauli coinciden en que “existe en la naturaleza un principio de vinculación no causal que se manifiesta a través de las coincidencias significativas”.


“Existe una estrecha relación entre acontecimientos interiores y exteriores que vivimos. Relación ésta que no puede ser explicada por principio de causa y efecto, pero sin embargo, tiene sentido para el observador”.


"Las coincidencias con significado son impensables como pura suerte, cuanto más se multiplican y cuanto mayor es su correspondencia menos pueden ser atribuidas a la suerte, pero debido a falta de explicación causal deben ser pensadas como arreglos con significado"


Tenemos la sensación de que "algo" está detrás de esas coincidencias.


Einstein dijo

"Dios no juega a los dados"


pero Hawking le contradice exclamando


"No sólo Dios juega definitivamente a los dados sino que además a veces los lanza a donde no podemos verlos"