16 enero 2008

LA MAGIA DE LA LECTURA






Desde pequeña mi memoria me recuerda con un libro entre las manos.


Los primeros libros se empezaron a escribir en Mesopotamia en planchas de barro y desde entonces hasta el libro impreso actual ha corrido mucha tinta pero la esencia es la misma, transmitir conocimientos, opiniones y sentimientos que en muchas ocasiones te dejan una profunda huella.

Hay quien piensa que solo sirven para entretener, pero es mas complejo que eso, es una herramienta para corregir la ortografía, estimular la imaginación, la concentración en la lectura y la adquisición de formación intelectual y espiritual.

Son importantes para forjarnos como personas libres y con ideas propias y una gran fuente de conocimientos que ayudan a desarrollar la inteligencia.
Los libros llenan el alma.

A través de los libros se descubre el mundo, tesoros ocultos, maravillas de papel que están esperando a que unas manos los devuelvan a la vida, ofrecer su contenido y generar fantasía para que el que lo lee llegue a convertirse en el personaje que vive en sus páginas.

Hay libros que fascinan desde la primera frase, te sumerges en él, empiezas a devorarlo con una pasión apremiante, sin darte cuenta que es él quien te devora a ti.

Acaricio su lomo, huelo sus páginas, paseo la mirada por las letras, el cerebro va descifrando las palabras y mi imaginación emprende su vuelo hacia un mundo nuevo que me abre sus puertas.

El tiempo se detiene, el viaje da comienzo y me dejo llevar por las palabras y el corazón, utilizando los cinco sentidos y disfrutando al máximo del placer de su lectura.
Todo lo que me rodea desaparece y me deleito con esos momentos de ocio que solo a mi me pertenecen.

Leer es descubrir,es disfrutar y emocionarse, reír, llorar y sobre todo sentir la alegría de gozar con un buen libro.

Proust dijo:
“Es probable que los días más plenamente vividos de nuestra existencia sean aquellos en que creímos dejar de vivir: los pasados con un libro en las manos”.

No puedo imaginar mi vida sin la lectura.

El que no lee no sabe lo que se pierde


0 comentarios: